James Joyce fue el único estudiante que en la Universidad de Dublin se negó a firmar una nota de protesta contra el poeta W. B. Yeats, por su drama “Countess Cathleen”. Años después, cuando por primera vez se encontraron, Joyce le dijo a Yeats:

“¡Qué lástima que no nos hayamos conocido antes! Usted es demasiado viejo para ser influenciado por mí”.

El señor Ulric Nisbet, al cabo de una investigación de seis años, que empezó en Nueva York y acabó en los registros de una vieja iglesia de Londres, dice haber descubierto la identidad del misterioso “Mr. W. H.” a quien está dedicada la primera edición de los sonetos de Shakespeare.


Revista Hogar, 30 De Octubre De 1936

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Login to comment...
Email

Other works by Jorge Luis Borges...