Tarde que socavó nuestro adiós.
Tarde acerada y deleitosa y monstruosa como un ángel oscuro.
Tarde cuando vivieron nuestros labios en la desnuda intimidad de los besos.
El tiempo inevitable se desbordaba
sobre el abrazo inútil.
Prodigábamos pasión juntamente, no para nosotros sino para la soledad ya inmediata.
Nos rechazó la luz; la noche había llegado con urgencia.
Fuimos hasta la verja en esa gravedad de la sombra que ya el lucero alivia.
Como quien vuelve de un perdido prado yo volví de tu abrazo.
Como quien vuelve de un país de espadas yo volví de tus lágrimas.
Tarde que dura vívida como un sueño
entre las otras tardes.
Después yo fui alcanzando y rebasando
noches y singladuras.

Luna de enfrente (1925)

#EscritoresArgentinos

  • 2
  • 6
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
about 3 years

Es muy posible que recordando ese ocaso tan vivo como un sueño, Jorge Luis Borges escribiera después estos versos: "tardes que fueron nicho de tu imagen./ Música en la que siempre me aguardabas", refrendando con sus conmovedoras palabras su enorme poderío de Poeta.

Mucho se puede escribir sobre el dolor de una despedida, pero en el estilo tan singular de Borges, el tema adquiere dimensiones de universalidad. Es un destierro de la dicha, un ostracismo de la plenutud.

Vuelve el Poeta como un guerrero "sin yelmo y sin espaldar", extraviado y errante, a los inmensos caminos de su soledad.

Para llegar a escribir este poema, atravesó miles de noches iguales entre sí y múltiples rumbos sin destino en su nave a la deriva.

El Poeta aconsejó más de una vez "escribir cuando la emoción ha fenecido, para ser capaces de reproducirla con el proceso creativo". Así que estos versos reposados con el tiempo, son como un vino de insuperables cualidades.

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G. Y. J. Hall Ada Pardo Alex Lobato Amiel Silvana Alejandra Perez
Email

Other works by Jorge Luis Borges...