Entra la luz y asciendo torpemente
de los sueños al sueño compartido
y las cosas recobran su debido
y esperado lugar y en el presente
converge abrumador y vasto el vago
ayer: las seculares migraciones
del pájaro y del hombre, las legiones
que el hierro destruyó: Roma y Cartago.
Vuelve también mi cotidiana historia:
mi voz, mi rostro, mi temor, mi suerte.
¡Ah, si aquel otro despertar la muerte
me deparara un tiempo sin memoria
de mi nombre y de todo lo que he sido!
¡Ah, si en esa mañana hubiera olvido!

El otro, el mismo

#EscritoresArgentinos

  • 3
  • 9
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Alfredo Jiménez G.
alrededor de 2 años

De su propio sueño, donde acaso miró una cierva blanca, el Poeta Jorge Luis Borges arriba al sueño de todos que la costumbre ha dado en llamar "realidad". Es el proceso desconcertante que cada uno experimenta en el amanecer, aquello que Octavio Paz definió puntualmente: "Rápidas manos frías retiran una a una las vendas de la sombra. Abro los ojos, todavía estoy vivo en el centro de una herida todavía fresca".

A Borges no le agradaba ser Borges, lo expresó más de una vez: "El mundo, desgraciadamente es real; yo, desgraciadamente, soy Borges". Llevaba consigo "la sombra de haber sido un desdichado", pero no lo lamentaba, simplemente era sincero. Para aminorar la monotonía de la dilatada existencia se dedicó leer y a crear gran Literatura y gracias a esas dos pasiones conoció momentos de dicha.

Totalmente inmune de vanidades, confesó al mundo su mayor esperanza: Que el despertar de la muerte le deparara el olvido y ser olvidado por todos.

Esperamos que aquel que " 'vivió' y se 'dejaba' vivir para que el otro pudiera tramar sus 'ficciones' " haya consumado su anhelo. Nosotros, en su honor, vamos olvidando al que caminaba por Buenos Aires y nos ocupamos de aquel "al que le ocurren las cosas".

Preferido o celebrado por...

Angélica Yuneisy Y. J. Hall Alfredo Jiménez G. Camilo Guzmán . Amiel Silvana Paulina Díaz Norma Alcira Montenegro
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...