Hasta la hora del ocaso amarillo
cuántas veces habré mirado
al poderoso tigre de Bengala
ir y venir por el predestinado camino
detrás de los barrotes de hierro,
sin sospechar que eran su cárcel.
Después vendrían otros tigres,
el tigre de fuego de Blake;
después vendrían otros oros,
el metal amoroso que era Zeus,
el anillo que cada nueve noches *
engendra nueve anillos y éstos, nueve,
y no hay un fin.
Con los años fueron dejándome
los otros hermosos colores
y ahora sólo me quedan
la vaga luz, la inextricable sombra
y el oro del principio.
Oh ponientes, oh tigres, oh fulgores
del mito y de la épica,
oh un oro más precioso, tu cabello
que ansían estas manos.

Login to comment...
Miguel Mendez
over 1 year

Buena obra

Liked or faved by...

Angélica Ada Zoe Amandote Manuel Pérez Fito J. Krawinkel Salvador Moran Carolina González Gil Amiel Silvana Juan P. Ibarra C. Julian De Luca Merche Arias Julian Figueras Sasu*
Email

Other works by Jorge Luis Borges...