Refieren las historias orientales
la de aquel rey del tiempo, que sujeto
a tedio y esplendor, sale en secreto
y solo, a recorrer los arrabales.
 
Y a perderse en la turba de las gentes
de rudas manos y de oscuros nombres;
hoy, como aquel Emir de los Creyentes,
Harún, Dios quiere andar entre los hombres.
 
Y nace de una madre, como nacen
los linajes que en polvo se deshacen.
Y le será entregado el orbe entero,
 
aire, agua, pan, mañanas, piedra y lirio,
pero después la sangre del martirio,
el escarnio, los clavos y el madero.

De: El otro, el mismo

#EscritoresArgentinos

  • 1
  • 2
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
over 2 years

Es evidente que al Poeta sabio Jorge Luis Borges le conmovió o por lo menos le causó una particular impresión lo escrito en el versículo Juan, 1, 14 pues le dedicó por lo menos dos bellos y profundos poemas. A pesar de no ser un autor que tuviera especial predilección por el Cristianismo, reconoce en su prólolo a los "Evangelios apócrifos" que Jesús de Nazaret "es la figura más vívida de la memoria humana". Como todo escritor respetable no pretendió nunca el proselitismo en favor de alguna fe. Su idea de Dios fue muy analítica y de una profundidad conmovedora; hizo gran Literatura a partir de ella. También dedicó muchas páginas memorables a las distintas maneras en que los hombres han intentado entender a Dios.

Era experto en religiones. Se planeaba un libro sobre budismo en coautoría con Alicia Jurado, pero el proyecto terminó ante las discrepancias entre ambos: Jurado buscaba ganar adeptos, mientras que Borges anhelaba una obra seria que diera a conocer el budismo en Occidente; tal desacuerdo mató al libro antes de nacer y generó una duradera enemistad de la escritora hacia el Poeta.

Borges no perdía tiempo en vanalidades publicitarias. Procuraba escribir con su acostumbrado estilo trascendente sobre la comunicación de Dios con los humanos y lo hacía con tal creatividad que hay momentos en que nos parece lo mismo un autor de "Las 1001 noches", que un salmista, un profeta o un exégeta. Añoraba esos tiempos en que "la religión era una pasión" y no ese conjunto de ritos vacuos en que la convirtieron los teólogos.

Este impresionante soneto, libera al lector de toda idea accesoria y nos enfrenta con la enorme dicha de presentir que en más de un modo y en distintas épocas, a Dios le gusta venir a convivir entre sus criaturas, como uno más.

Alfredo Jiménez G.
over 2 years

Apenas mencionado por Tácito en sus textos, lo llamó "Chrestus". No tuvo mayor cuidado de que se guardaran muchos detalles de su presencia en la Tierra, salvo una serie de testimonios escritos por varios de sus discípulos que eran iletrados y recibieron asesoría metafísica. Tenemos noticia de que escribió de propia mano por lo menos tres mensajes: Uno sobre la arenilla del suelo que borró enseguida y nadie leyó; los otros se conservan y llevan por título "El Padre Nuestro" y "El Sermón de la Montaña". Predicó en un área del Medio Oriente que en ese tiempo no era muy cosmopolita y sólo se distinguía por la belicosidad de los habitantes, rebeldes a Roma. Fue condenado al patíbulo por un funcionario menor, el procurador de Cesarea quien no soportó la presión del Sanedrín.

Hay escritores que de verdad son inspirados, no se puede negar que Jorge Luis Borges es uno de ellos. El origen de la inspiración siempre es recóndito, y estamos hoy ante una clara muestra de la escritura de un Poeta Profeta. Aunque este extraordinario autor no estaría del todo complacido de que se le catalogara entre los del canon, los deuterocanónicos o los apócrifos (fue lúcido lector de todos ellos).

Tomando como punto de partida un emotivo pasaje del más literario de los Evangelios, Borges nos ofrece un revelador poema escrito en primera persona, donde habla Quien vino a contemplar su obra y a ser uno más entre nosotros. No contradice ni aporta nada nuevo a las Escrituras, pero si nos ofrece una valiosa reflexión: ¿Aquel que se hizo carne entre los hombres habrá retornado después en "tigre" o en "árbol" para redimir al resto de su creación?... ¿Estará aún en este mundo completando su obra, ubicuo y presente en un lugar y forma específicos para "mirar desde aquí las estrellas"?

Si no debemos olvidar "que Saúl también es uno de los Profetas" ¿Por qué no Borges también? A fin de cuentas cada vez que tomaba la pluma, nos prodigaba un claro asomo de trascendencia.

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G. Y. J. Hall
Email

Other works by Jorge Luis Borges...