El bastón, las monedas, el llavero,
la dócil cerradura, las tardías
notas que no leerán los pocos días
que me quedan, los naipes y el tablero,
un libro y en sus páginas la ajada
violeta, monumento de una tarde
sin duda inolvidable y ya olvidada,
el rojo espejo occidental en que arde
una ilusoria aurora. ¿Cuántas cosas,
limas, umbrales, atlas, copas, clavos,
nos sirven como tácitos esclavos,
ciegas y extrañamente sigilosas!
Durarán más allá de nuestro olvido;
no sabrán nunca que nos hemos ido.

Elogio de la sombra

#EscritoresArgentinos

Entrar para comentar...
Juana Castilla
más de 2 años

Asombra el desapego de Borges, un hombre a punto de irse y que repasa suavemente las cosas que lo acompañan. Tiene ese gusto zen, ese perfil bajo. Muy bello.

Alfredo Jiménez G.
más de 3 años

Esta poética enumeración de utensilios, suena tan natural al enunciarla y sin embargo está rigurosamente escandida en pulcros endecasílabos.

Los objetos también han sido cuidadosamente elegidos, son de esa categoría singular que caracteriza al mundo del Poeta.

Dada la brevedad a que obliga un soneto, no se mencionan ahí un puñal que conoció la mano precisa de Juan Muraña y después se jubiló de abrecartas, su colección de relojes de arena y el globo terráqueo que perteneció a José Ingenieros. Tantos objetos que, lo mismo que Borges, permanecen.

Preferido o celebrado por...

Ada Zoe Alfredo Jiménez G. Yuni Y. J. Hall Ada Pardo Leandro Céspedes Sepúlveda Salvador Moran Harold March Sheherezade Vanessa Celis Jose Rafael Daniel Martinez Pablo TaciTurno
Email

Otras obras de Jorge Luis Borges...

Algunos poetas que siguen a Jorge Luis Borges...

Katia Marquez Yesenia Irivas Jorge Alfredo García Julian Trujillo Graciela Garcia Guerra La dama de la caguama