Yo que sentí el horror de los espejos
no sólo ante el cristal impenetrable
donde acaba y empieza, inhabitable,
un imposible espacio de reflejos
 
sino ante el agua especular que imita
el otro azul en su profundo cielo
que a veces raya el ilusorio vuelo
del ave inversa o que un temblor agita
 
Y ante la superficie silenciosa
del ébano sutil cuya tersura
repite como un sueño la blancura
de un vago mármol o una vaga rosa,
 
Hoy, al cabo de tantos y perplejos
años de errar bajo la varia luna,
me pregunto qué azar de la fortuna
hizo que yo temiera los espejos.
 
Espejos de metal, enmascarado
espejo de caoba que en la bruma
de su rojo crepúsculo disfuma
ese rostro que mira y es mirado,
 
Infinitos los veo, elementales
ejecutores de un antiguo pacto,
multiplicar el mundo como el acto
generativo, insomnes y fatales.
 
Prolonga este vano mundo incierto
en su vertiginosa telaraña;
a veces en la tarde los empaña
el Hálito de un hombre que no ha muerto.
 
Nos acecha el cristal. Si entre las cuatro
paredes de la alcoba hay un espejo,
ya no estoy solo. Hay otro. Hay el reflejo
que arma en el alba un sigiloso teatro.
 
Todo acontece y nada se recuerda
en esos gabinetes cristalinos
donde, como fantásticos rabinos,
leemos los libros de derecha a izquierda.
 
Claudio, rey de una tarde, rey soñado,
no sintió que era un sueño hasta aquel día
en que un actor mimó su felonía
con arte silencioso, en un tablado.
 
Que haya sueños es raro, que haya espejos,
que el usual y gastado repertorio
de cada día incluya el ilusorio
orbe profundo que urden los reflejos.
 
Dios (he dado en pensar) pone un empeño
en toda esa inasible arquitectura
que edifica la luz con la tersura
del cristal y la sombra con el sueño.
 
Dios ha creado las noches que se arman
de sueños y las formas del espejo
para que el hombre sienta que es reflejo
y vanidad. Por eso no alarman.

El hacedor (1960)

#EscritoresArgentinos #ElHacedor

  • 4
  • 6
  •  
  •  
Hacedor
S'identifier Commentaires...
Alfredo Jiménez G.
presque 3 ans

Desde niño a Jorge Luis Borges le inquietaban los espejos. Pasaba horas mirando alguno temiendo descubrir una falla eventual en su funcionamiento, la posible rebelión del otro, su reflejo, que le daría constancia de cierta autonomía y posible acechanza de ese mundo que llamamos "virtual".

Con el tiempo pudo darse cuenta que ese temor era en realidad fascinación. Abundan los espejos en todo el laberinto de su genial Literatura.

Fue capaz de perdonar los insomnios que esos pulidos instrumentos le prodigaron en sus años tempranos. Pero de vez en cuando les lanzó poéticos reproches, como la ocasión en que en un cuento extraordinario declaró que "el espejo y la cópula son abominables porque multiplican el número de hombres".

Préféré par...

Alfredo Jiménez G. Ada Pardo Julian Larrosa Harold March Salvador Moran EDWIN   FERNANDO ARIAS ARRIETA Sergio García Anny Camacho
Email

Autres oeuvres par Jorge Luis Borges...

Quelques poètes qui suivent Jorge Luis Borges...

Edhael luis Esteban Velez Posada Andrea Bohórquez Esther Yasmin Groeneveld Marie Dayana Maria Escobar