Espectral  y desnuda,
duermen las  escarchas sus sueños dorados.
entonces, del árbol quemado renazco
con la boca húmeda e  inflamada
de otro sueño distante,
bañada por el rocío de la madrugada
buscando las flores que he amado,
en el olvido  muerto y distante
pero trepas por mis caderas entonces...
y me amas en esa noche   de luna
en que  anocheces en mis ensueños.
Rien desmemoriados recuerdos
entonces en la distancia surge una voz tremula que pregunta...
¿Cuántos cementerios más habitaran mis sueños?
sin que esta vida lo sepa.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Doris Melo...

Algunos poetas seguidos por Doris Melo...

Ada Zoe