Loading...

Ese perfume místico que destila la congoja.

Emplumada de grises vuela la tarde,
en este limbo,
entre sábanas  con blancura de azucenas,
que laten  en el todavía
arrancándole el hastío a la mirada.
 
Mientras la noche espera, como pájaro en silencio
deshojando la envoltura del sueño,
entre yerbas perfumadas
en la carcajada del delirio.
 
Mástil sin velas al viento,
en los borrosos contornos de un ayer
desafían la incoherencia  del sentido...
braman sacuden, zumban los ecos
cuando las horas sin atisbos se decapitan
entre harapos nocturnos hacia el abismo,
ese espejo que a veces se equivoca
y  roza la nostalgia.
 
Cuando se ahogan los sueños,
en las empalizadas del destierro,
y las cortinas de esperanza se desvanecen
flotan  entonces dormidas las algas
en el peso bruto de la nada
con el pensamiento    desandado
Y ese perfume místico que destila la congoja.
Doris Melo
Derechos reservados.

Préféré par...
Ingrid Zetterberg de Espinoza
Autres oeuvres par Doris Melo ...
Top