Busco la palabra precisa
 
para traerte a mi luz...
 
palabras sin ojos, sin manos ni estrellas.
 
En un silencio ancestral te reinvento,
 
y en ese mismo instante,
 
en cópula musical te pienso, tibio y sereno,
 
y me diluyo al unisono contigo
 
en una noche mojada y ardiente
 
hasta convulsionar espléndida al vacío,
 
bordando en miel la sacudida
 
del éxtasis incontenible,
 
hasta beberme la última gota de tu nombre.
 
Conozco cada frontera de tu cuerpo,
 
te convoco en este instante
 
sin   augurios, sin profecías.
 
contágiame rompiendo la espesura del tiempo,
 
invade de luz  todos mis sentidos.
 
Como una tormenta en tu ritmo, estraviame
 
y con la espada de tu lengua
 
hazme olvidar todos  mis temores
 
hasta lavar las cenizas del desatinado tiempo.
 
¡Nadie nunca ha contado las mujeres
 
que habitan dentro de mí!
 
Ahora deambulo en silencio, sola.
 
Titubeante el aire que se lleva tu imagen
 
con miedo y en soledad.
 
Al conjuro de Eros, en el entretanto,
 
el tiempo cambia  y se hace efímero,
 
todo desaparece más allá de las palabras
 
en la imagen creciente de tus ruinas...
 
cuando el sueño nos atrapa
 
y se cuela la noche  vagabundeando  entre relojes.
 
Doris Melo.
 
Derechos Reservados.
Julio del 2012
En el libro: Solo de pasión, soledades y otras ausencias...

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Login per commentare...
Email

Altre opere di Doris Melo...

Alcuni poeti seguiti da Doris Melo...

Ada Zoe