Por qué razones de peso...
ya no te visualizo siquiera en mis pensamientos?
Si  te huelo aún, en la superficie de mi espíritu
allanada tu gracia de varón...
y a tu sudor a limpio perfumado.
 
Siento en mi espalda los remolinos de esta fragilidad
a la que me sentencias sin acasos irrevatibles
Pero quiero decirte...
Que me escucho cuando anochezco y muero cada día.
 
Mas sigo pensando en ti, cosiendo los mil latidos...
cuando me reconstruyo en esta existencia ajena.
para percibir de nuevo otra vez...
tu insoportable levedad...
 
Entonces, se quema fieramente mi pecho
como tenazas que se hienden en el alma
para cundir de penas lo incomprensible...
 
¿Por qué te ratificas en aceptar...
una hoguera sin causa, inocente, ajena a ti ..
al tacto de lo incomprensible?
Como abstracciones de pájaros...
es tu carne que parpita cuando piensas en la mía.
 
Doris Melo.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
S'identifier Commentaires...
Email

Autres oeuvres par Doris Melo...

Quelques poètes suivis de Doris Melo...

Ada Zoe