El gorrión y la liebre

El gorrión y la liebre

by Félix María de Samaniego

Fábula

Un maldito gorrión así decía

a una liebre, que una águila oprimía:

«¡No eres tú tan ligera,

que si el perro te sigue en la carrera,

lo acarician y alaban como al cabo

acerque sus narices a tu rabo?

Pues empieza a correr, ¿qué te detiene?»

De este modo la insulta, cuando viene

el diestro gavilán y lo arrebata.

El preso chilla, el prendedor lo mata;

y la liebre exclamó: «Bien merecido.

¿Quién te mandó insultar al afligido,

y a más, a más meterte a consejero,

no sabiendo mirar por ti primero?»

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Felix-maria-samaniego


Other poems by Félix María de Samaniego (read randomly)


Un burro cojo vio que le seguía
un lobo cazador, y no pudiendo
huir de su enemigo, le decía:

Entre montes, por áspero camino,
tropezando con una y otra peña,
iba un viejo cargado con su leña

Cierto burro pacía
en la fresca y hermosa pradería
con tanta paz como si aquella tierra

Un maldito gorrión así decía
a una liebre, que una águila oprimía:
«¡No eres tú tan ligera,

Un Labrador miraba
con duelo su sembrado,
porque gansos y grullas

Un lobo se quejó criminalmente
de que una zorra astuta lo robase.
El mono juez, como ella lo negase,

Muy cargado de leña un burro viejo,
triste armazón de huesos y pellejo,
pensativo, según lo cabizbajo,

Salió cierta mañana
Zapaquilda al tejado
con un collar de grana,

Asustadas las liebres de un estruendo
echaron a correr todas, diciendo:
«A quien la vida cuesta tanto susto,

A las tristes palomas un milano,
sin poderlas pillar, seguía en vano;
mas él a todas horas

Un Herrero tenía
un Perro que no hacía
sino comer, dormir y estarse echado;

Like us on Facebook?