Croquis en la arena (1920)

Croquis en la arena

by Oliverio Girondo

La mañana se pasea en la playa empolvada de sol.

Brazos.
Piernas amputadas.
Cuerpos que se reintegran. Cabezas flotantes de caucho.

Al tornearles los cuerpos a las bañistas, las olas alargan sus virutas sobre el aserrín de la playa.

¡Todo es oro y azul!

La sombra de los toldos. Los ojos de las chicas que se inyectan novelas y horizontes. Mi alegría, de zapatos de goma, que me hace rebotar sobre la arena.

Por ochenta centavos, los fotógrafos venden los cuerpos de las mujeres que se bañan.

Hay quioscos que explotan la dramaticidad de la rompiente. Sirvientas cluecas. Sifones irascibles, con extracto de mar. Rocas con pechos algosos de marinero y corazones pintados de esgrimista. Bandadas de gaviotas, que fingen el vuelo destrozado de un pedazo blanco de papel.

¡Y ante todo está el mar!

¡El mar!... ritmo de divagaciones. ¡El mar! con su baba y con su epilepsia.

¡El mar!... hasta gritar

                                            ¡basta!

                                                            como en el circo.

Notes:

Veinte poemas para ser leídos en el tranvía (1922)

comments powered by Disqus
       

Miscellany

Oliverio-girondo


Other poems by Oliverio Girondo (read randomly)


El bermellón gritaba.
Gritaba el verde nilo.
El granate, el cobalto,

Íbamos entre cardos,
por la huella.
La vaca me seguía.

Biarritz 1920

El casino sorbe las últimas gotas de crepúsculo.
Automóviles afónicos. Escaparates constelados de es …
Con la cara desteñida por el tapete, los...

No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de hig …
un cutis de durazno o de papel de lija.

En la terraza de un café hay una familia gris. Pasa …
Pienso en dónde guardaré los quioscos, los faroles, …
Al llegar a una esquina, mi...

Las notas del pistón describen trayectorias de cohe …
Salen unos ojos pantanosos, con mal olor, unos dien …
La mirada del público tiene...

A unos les gusta el alpinismo. A otros les entretie …
Mientras aquéllos se pasan la vida colgados de una …
Desde el amanecer, me instal...

Nada ansío de nada,
mientras dura el instante de eternidad que es todo, …
cuando no quiero nada.

Verona 1921

¡Se celebra el adulterio de María con la Paloma Sac …
Una lluvia pulverizada lustra La Plaza de las Verdu …
Entre los dedos de las arcad...

De oleaje tú de entrega de redivivas muertes
en el la maramor
plenamente amada

No se me importa un pito que las mujeres tengan los …
Ésta fue —y no otra— la razón de que me enamorase, …
¿Qué me importaban sus labio...

Like us on Facebook?