Croquis en la arena (1920)

Croquis en la arena

by Oliverio Girondo

La mañana se pasea en la playa empolvada de sol.

Brazos.
Piernas amputadas.
Cuerpos que se reintegran. Cabezas flotantes de caucho.

Al tornearles los cuerpos a las bañistas, las olas alargan sus virutas sobre el aserrín de la playa.

¡Todo es oro y azul!

La sombra de los toldos. Los ojos de las chicas que se inyectan novelas y horizontes. Mi alegría, de zapatos de goma, que me hace rebotar sobre la arena.

Por ochenta centavos, los fotógrafos venden los cuerpos de las mujeres que se bañan.

Hay quioscos que explotan la dramaticidad de la rompiente. Sirvientas cluecas. Sifones irascibles, con extracto de mar. Rocas con pechos algosos de marinero y corazones pintados de esgrimista. Bandadas de gaviotas, que fingen el vuelo destrozado de un pedazo blanco de papel.

¡Y ante todo está el mar!

¡El mar!... ritmo de divagaciones. ¡El mar! con su baba y con su epilepsia.

¡El mar!... hasta gritar

                                            ¡basta!

                                                            como en el circo.

Notes:

Veinte poemas para ser leídos en el tranvía (1922)

comments powered by Disqus
       

Miscellany

Oliverio-girondo


Other poems by Oliverio Girondo (read randomly)


Toco
toco poros
amarras

De vértices quemados
de subsueño de cauces de preausencia de huracanados …
de complejos de niebla de gris sangre

Abandoné las carambolas por el calambur, los madrig …
Lo irreductible me sedujo un instante. Creí, con un …
¡Mi ineptitud llegó a confun...

Son los trasfondos otros de la in extremis médium
que es la noche al entreabrir los huesos
las mitoformas otras

Ay mi más mimo mío
mi bisvidita te ando
si toda

Nocturno 1921

Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ve …
¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en …
Hora en que los muebles viej...

Mis nervios desafinan con la misma frecuencia que m …
Mi digestión inventa una cantidad de crustáceos, qu …
Todavía, cuando llovizna, me...

Que los ruidos te perforen los dientes,
como una lima de dentista,
y la memoria se te llene de herrumbre,

Es la baba.
Su baba.
La efervescente baba.

Gracias aroma
azul,
fogata

Solo,
con mi esqueleto,
mi sombra,

Like us on Facebook?