Cargando...

Vámonos, cuervo

y ahora,
vámonos, cuervo, no a fecundar la cuerva
que ha parido
y llena el mundo de alas negras.
Vámonos a buscar sobre los rascacielos
el hilo roto
de la cometa de mis niños
que se enredó en el trípode viejo del artillero.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de Heberto Padilla...



Top