Cargando...

La bola negra

Cada quien agarró su camino,
cada quien escogió su estrella
y la suerte de nuestro amor
la jugamos en una botella,
porque estaban marcadas las cartas
de la baraja aquella.
 
Yo perdí
porque siempre los hombres pierden;
la botella no se acabó:
me emborraché de verte.
 
Yo perdí
porque siempre los hombres pierden;
ya la bola estaba tirada:
la bola negra de mi mala suerte.
 
Yo te dije que fuera sincera,
tú dijiste que me adorabas
y te puse a tus pies mi pasión
 
esperando que no me fallaras,
pero a la hora que vi las barajas
ya las tenías marcadas.
 
Yo perdí
porque siempre los hombres pierden;
la botella no se acabó:
me emborraché de verte.
 
Yo perdí
porque siempre los hombres pierden;
ya la bola estaba tirada:
la bola negra de mi mala suerte.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de José Alfredo Jiménez ...



Top