Yo te entregué mi sangre, mis sonidos,
mis manos, mi cabeza,
y lo que es más, mi soledad, la gran señora,
como un día de mayo dulcísimo de otoño,
y lo que es más aún, todo mi olvido
para que lo deshagas y dures en la noche, en la
tormenta, en la desgracia,
y más aún, te di mi muerte,
veré subir tu rostro entre el oleaje de las
sombras,
 
y aún no puedo abarcarte, sigues creciendo como
un fuego, y me destruyes, me construyes, eres oscura como
la luz.

  • 3
  • 5
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Email

Otras obras de Juan Gelman...

Necesitamos tu ayuda

A diferencia de otros sitios, no hemos exigido pagos para acceder a nuestro contenido – queremos que el acceso a la poesía sea tan abierto como sea posible. Mantener Poéticous requiere de mucho tiempo, dinero y esfuerzo, y el ingreso que obtenemos por la publicidad es casi nada. Es por eso que, cada vez más, necesitamos que nuestros lectores nos financien. Si cada persona que lee nuestras páginas y las aprecia nos ayuda a financiarlas, nuestro futuro sería mucho más seguro. Apoya Poéticous con tan poco como $1.