Cargando...

Siesta de la tormenta

Murió, como un niño, el hijo
de tu loco corazón
y mi loco corazón.
 
(¡Ay nuestro amor!)
 
No sé si ríes o lloras
mirando muerto tu amor,
mirando muerto mi amor.
 
(¡Ay nuestro amor!)
 
Yo siento como si muertos
estuviéramos tú y yo,
estuviéramos los dos.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de Juan Ramón Jiménez ...



Top