No quedan adoquines en la Gran Ciudad y el Mar se monda

In the big city
You can dance all night
Only if you’re clean and the lads are not uptight
Or you may as well forget it and wait until the broad daylight
 
En la gran ciudad
no hay distancias cortas
todo se resuelve
enmascarando la derrota
Nos educaron para el progreso
y no tenemos la menor idea de quienes son nuestros padres
Hace tiempo que vagamos
con los sueños hechos trizas
y los grandes escaparates
se oscurecen a la luz de las pantallas
las enormes escombreras de imágenes
impiden ver el cielo
ni siquiera contemplamos
la sombra de los que pasan
los carteles de PROHIBIDO
son bosques insanos
que nos sumen en una tristeza que guardamos
con dos o tres fotos de los abuelos
La alegría tampoco a nadie alegra
y menos aún trepar a los árboles
Las fiestas están mal vistas
y la Muerte no tiene dominio
dominio no tiene la muerte
solo la salud y el miedo a perderla
ocupan un lugar preferente
Los horarios se posan mortecinos
en lugares desolados
si escuchas risas sabes que hay jóvenes peligrosos
en las próxima esquina
destapan las sonrisas y desnudos los labios
se besan como hace siglos
la Policía ocupa las Plazas Públicas
identificando a todas las niñas
que al corro de la patata
ilegalizado en plena primavera
y los Desfiles Militares se prodigan  los Domingos
asustando a los pájaros
en las secas, asépticas,  Avenidas
Suenan todo el año Trompetas y Tambores
llenando de amenazas de Culpa y de Condena
los corazones de las ventanas
la noche es un tigre y en las fauces el día
las obras de depuración
han puesto patas arriba el césped de tu jardín
Los habitantes de la cara Sur
han dejado de oler la luz
y una sordera infinita les deja huérfanos de música
ayer escucharon toser a un perro
y hubo  robos en los estanques y en las ferreterías
trabajadores del Metal caminan tensos
como alambres de púas
y muchas mujeres se reúnen en secreto
y hacen pan y se ríen
Hombres de negro vigilan el grado de amargura
ser cínico es un valor añadido
entre los que mandan
para el resto y una parte de los que viven en la cara Norte
es obligatorio no respirar por los codos
Nos miramos como pobres cíclopes
mordiendo el aire con los ojos
a la espera de que se derrumbe
la puta felicidad que nos han asignado
y broten los besos como dinamita
en las viejas alas de siempre.
Como nunca.
 
 
 
Desde la cama sopesaba
lo que el dia se habia llevado

Acta desde el maldito silencio y de la capacidad de vivir que nos da la Vida

poema, ciudad, escombros, derrota

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Ada Pardo
Email

Alcuni poeti seguiti da Karlotti Valle...

Maya Angelou Julio Cortázar Philip Larkin Emily Dickinson