A Juan Ramón Jiménez

A Juan Ramón Jiménez

by Antonio Machado

Por su libro Arias tristes.

Era una noche del mes
de mayo, azul y serena.
Sobre el agudo ciprés
brillaba la luna llena,
iluminando la fuente
en donde el agua surtía
sollozando intermitente.
Sólo la fuente se oía.
Después, se escuchó el acento
de un oculto ruiseñor.
Quebró una racha de viento
la curva del surtidor.
Y una dulce melodía
vagó por todo el jardín:
entre los mirtos tañía
un músico su violín.
Era un acorde lamento
de juventud y de amor
para la luna y el viento,
el agua y el ruiseñor.
«El jardín tiene una fuente
y la fuente una quimera...»
Cantaba una voz doliente,
alma de la primavera.
Calló la voz y el violín
apagó su melodía.
Quedó la melancolía
vagando por el jardín.
Sólo la fuente se oía.

comments powered by Disqus
       

Miscellany

Antonio-machado


Other poems by Antonio Machado (read randomly)


Si era toda en tu verso la armonía del mundo,
¿dónde fuiste, Darío, la armonía a buscar?
Jardinero de Hesperia, ruiseñor de los mares,

Este hombre del casino provinciano
que vio a Carancha recibir un día,
tiene mustia la tez, el pelo cano,

Crear fiestas de amores
en nuestro amor pensamos,
quemar nuevos aromas

1. El crimen
Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,

Me dijo una tarde
de la primavera:
Si buscas caminos

La tarde todavía
dará incienso de oro a tu plegaria,
y quizás el cénit de un nuevo día

Y era el demonio de mi sueño, el ángel
más hermoso. Brillaban
como aceros los ojos victoriosos,

¿Y ha de morir contigo el mundo mago
donde guarda el recuerdo
los hálitos más puros de la vida,

Ante el pálido lienzo de la tarde,
la iglesia, con sus torres afiladas
y el ancho campanario, en cuyos huecos

Poeta ayer, hoy triste y pobre
filósofo trasnochado,
tengo en monedas de cobre

Los árboles conservan
verdes aún las copas,
pero del verde mustio

Like us on Facebook?