¿Quién me presta una escalera
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
 
Saeta popular
 
 
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

  • 1
  • 1
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
over 3 years

Para culminar estos días llenos de reflexiones en que las personas que optan por la fe dejan entrar a sus corazones conmovidos los detalles de la historia de amor más bella del mundo, nada mejor que este poema de Antonio Machado.

Saeta en los dos sentidos de la palabra, por el motivo de la copla y porque es flecha certera que hiere directo al pecho del alma.

Así como el Poeta Machado dejó en el camino cientos de versos sin su nombre que ahora repite la sabiduría popular, él toma una voz anónima del Pueblo y repite lo que alguien expresó al ver a Quien padece en el cadalso por la salvación de la humanidad; la intención de desclavar al Cristo crucificado, desafiando a todo el aparato militar que resguardaba la "Pax Romana".

Cualquier alma bien intencionada que ha crecido en la tradición católica u ortodoxa armeniana, ha sentido ese impulso. Pero nuestro Poeta que es "en el buen sentido de la palabra, bueno", va más allá, se atreve y declara que prefiere cantar al Jesús que anduvo en la mar, caminando sobre las aguas y pescando hombres en esas tierras de Galilea donde comenzó todo. A fin de cuentas, ¿quienes somos nosotros, almas falibles e impulsivas, para interferir en la Redención?

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G.
Email

Other works by Antonio Machado...