Soñé que tú me llevabas
por una blanca vereda,
en medio del campo verde,
hacia el azul de las sierras,
hacia los montes azules,
una mañana serena.
 
 Sentí tu mano en la mía,
tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído
como una campana nueva,
como una campana virgen
de un alba de primavera.
¡Eran tu voz y tu mano,
en sueños, tan verdaderas!...
Vive, esperanza, ¡quién sabe
lo que se traga la tierra!

  • 2
  • 3
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
over 2 years

Recuperada en la tangible ilusión de un vívido sueño, Leonor Izquierdo, la amada esposa del Poeta Antonio Machado vuelve a caminar con él y lo lleva de su mano por las sendas bañadas de luz, hacia los lejanos montes azules, mientras lo deleita otra vez con su dulce voz en animada conversación.

Leonor murió muy joven en 1912; era diecinueve años menor que el Poeta, por eso escribió en otro poema: "Mi niña quedó tranquila/ dolido mi corazón..."

Sólo en sueños y en versos luminosos como los del presente poema, podía aliviar un poco su añoranza. Sus amargos despertares eran sus "soledades".

El que añora vive una suerte de esperanza fundamentada en el pasado... "¡quién sabe/ lo que se traga la tierra!"

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G. Hugo Rojas Claudia García Gildardo Neri
Email

Other works by Antonio Machado...