Esencia

Esencia

por María Elena Walsh

Esencia

Nunca nombrarla, nunca.
Ni callarla siquiera.
Solamente crecer de sus raíces
con asombrado llanto.
Ser y morir tan solo
para justificarla
como naturaleza
y sumisa costumbre.

Madurará con pausa
y exactitud de necesaria estrella
y solo incertidumbres
me probarán su órbita,
su doloroso amor, su cumplimiento.
Será un desgarramiento
elemental, constante.
Desesperada espera
-lo sé- desesperada.

Y sin embargo, nada
persistirá más cierto
que su sabiduría,
que sus sencillas fiestas.
Como el rosal seguro de la rosa.

Y yo seré la sombra
de su florecimiento,
yo viviré acatando
su voz y su silencio,
en indefensa tierra,
irrenunciablemente.

 

 

 

comments powered by Disqus
     

Misceláneas

Walsh


Otros poemas de María Elena Walsh (leer al azar)


La mona Jacinta
se ha puesto una cinta
Se peina, se peina

Ya la Luna baja en camisón
a bañarse en un charquito con jabón.
Ya la Luna baja en tobogán

Había una vez un bru,
un brujito que en Gulubú
a toda la población

Término 1947

Yo sé que estoy en vísperas de lo desconocido:
un presagio madura tristemente en mi pulso.
Por él ¡oh despiadado! ya imagino las noches

Con esta moneda
me voy a comprar
un ramo de cielo

Estaba la Reina Batata
sentada en un plato de plata,
el cocinero la miró

Señora de ojos vendados
que estás en los tribunales
sin ver a los abogados,

Manuelita vivía en Pehuajó
pero un día se marchó.
Nadie supo bien por qué

Había una vez una vaca
en la Quebrada de Humahuaca.
Como era muy vieja, muy vieja,

Perro Salchicha, gordo bachicha,
toma solcito a la orilla del mar.
Tiene sombrero de marinero

Peligroso es
andar por la ca
la calle del ga

Pez de platino,
fino, fino,
ven a dormir en mi gorro marino.

Sólo quiero tu casa de ternura,
vivir en su calor.
Eres el mar y la orilla segura

Te gusta Poeticous en Facebook?