Su pequeña y desértica superficie está salpicada de cráteres,
colisiones de tiempos pasados, que no perturbaron su anomalía;
Resonancia orbital en la distancia de sus ondas.
 
Planeta donde nunca existió atmósfera, y los vestigios de presión
se deslizan sobre océanos de arena, movidos por mareas de luz y sombra.
Mundo extremo de sequedad y calor,
Bañado por rayos áureos de metal, dorado resplandor ;
 
 
Pero al acercarse se vislumbran sus extensiones rocosas, sus planicies lisas,
solidificadas al nacer de lava liquida,
cortadas a través de kilómetros por  montes de cobriza vista,
en  los territorios de la llamada, “Extraña región”,
elevándose, separando las llanuras, formando horizontes,
hacia el Oeste, perfilándose púrpura y oro, en sus lentísimas,
puestas de Sol.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Ada Pardo
Email

Altre opere di Marian Vanderlest...

Alcuni poeti seguiti da Marian Vanderlest...

Carlos Godfrey