Cargando...

Frases y Pensamientos

No hay nada mas interesante que los ojos. ¿Ya miraste a los ojos de la otra persona? De la persona amada y no amada. Del amigo y del conocido. Del jefe y del compañero de trabajo. De un niño y un anciano. Los ojos emiten una energía que es la misma energía del alma, por eso son conocidos como las ventanas del alma. Cuando miro en los ojos y dejo que los otros miren en mis ojos, estoy abriendo puertas hacia un mundo de comprensión y amor.


Amor mío, nos hemos encontrado sedientos y nos hemos bebido toda el agua y la sangre, nos encontramos con hambre y nos mordimos como el fuego muerde, dejándonos heridas. Pero espérame, guárdame tu dulzura. Yo te daré también una rosa.


He dormido contigo y al despertar tu boca salida de tu sueño me dio el sabor de tierra, de agua marina, de algas, del fondo de tu vida, y recibí tu beso mojado por la aurora como si me llegara del mar que nos rodea.


Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan. Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. Amor que quiere libertarse para volver a amar. Amor divinizado que se acerca Amor divinizado que se va.


Hacia tus pies resbalo, a las ocho aberturas, de tus dedos agudos, lentos, peninsulares, y de ellos el vacío de la sábana blanca caigo, buscando ciego y hambriento tu contorno de vasija quemante.


(...) De pronto mientras ibas conmigo te toqué y se detuvo mi vida: frente a mis ojos estabas, reinándome, y reinas. Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino.


Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano.


Me piden lo profético que hay en mí, con melancolía y un golpe de objetos que llaman sin ser respondidos hay, y un movimiento sin tregua, y un nombre confuso.


Desnuda eres tan simple como una de tus manos: lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente. Tienes líneas de luna, caminos de manzana.


Estoy mirando, oyendo, con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma en la tierra, y con las dos mitades del alma miro el mundo.


Yo conocí salones cenicientos, túneles habitados por la luna, hangares crueles que se despedían, preguntas que insistían en la arena.


Y si no das más, tan solo encuentra lo que hay en tus manos, piensa que dar amor nunca es en vano. Sigue adelante sin mirar atrás.


¡Cómo sabría amarte, mujer cómo sabría amarte, amarte como nadie supo jamás! Morir y todavía amarte más. Y todavía amarte más.


El vino mueve la primavera, crece como una planta la alegría. Caen muros, peñascos, se cierran los abismos, nace el canto.


Y cuando asomas suenan todos los ríos en mi cuerpo, sacuden el cielo las campanas, y un himno llena el mundo.


El vino abre las puertas con asombro y en el refugio de los meses vuelca su cuerpo de empapadas alas rojas.


La timidez es una condición ajena al corazón, una categoría, una dimensión que desemboca en la soledad.


Todo era de los otros y de nadie, hasta que tu belleza y tu pobreza llenaron el otoño de regalos.


Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos, te pareces al mundo en tu actitud de entrega.


Por qué se me vendrá todo el amor de golpe cuando me siento triste, y te siento lejana...


¿Cuál será la diferencia entre tener paciencia para nada y perder el tiempo?


Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida.


El amor no se mira, se siente, y aún más cuando ella está junto a ti.


¿Sufre más el que espera siempre que aquel que nunca esperó a nadie?


Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera.


Conocer el amor de los que amamos es el fuego que alimenta la vida.


Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.


Hay un cierto placer en la locura, que solo el loco conoce.


El más grande de los hombres sencillos, nuestro maestro.


Para que nada nos separe, que no nos una nada.


Es tan corto el amor y tan largo el olvido.


En un beso, sabrás todo lo que he callado.


Preferido o celebrado por...
Otras obras de Pablo Neruda ...



Top