El Sediento

El Sediento

por Octavio Paz

Por buscarme, Poesía, en ti me busqué:
deshecha estrella de agua,
se anegó en mi ser.
Por buscarte, Poesía,
en mí naufragué.

Después sólo te buscaba
por huir de mí:
¡espesura de reflejos
en que me perdí!

Mas luego de tanta vuelta
otra vez me vi:
el mismo rostro anegado
en la misma desnudez;
las mismas aguas de espejo
en las que no he de beber;
y en el borde del espejo,
el mismo muerto de sed.

comments powered by Disqus
     

Misceláneas

Octavio-paz


Otros poemas de Octavio Paz (leer al azar)


Inmóvil en la luz, pero danzante,
tu movimiento a la quietud que cría
en la cima del vértigo se alía

Animación
Sobre el estante,
entre un músico Tang y un jarro de Oaxaca,

Quieta
en mitad de la noche
no a la deriva de los siglos

Certeza 1958

Si ES real la luz blanca
de esta lámpara, real
la mano que escribe, ¿son reales

Contra la noche sin cuerpo
se desgarra y se abraza
la pena sola

La noche de ojos de caballo que tiemblan en la noch …
la noche de ojos de agua en el campo dormido,
está en tus ojos de caballo que tiembla,

Canta en la punta del pino
un pájaro detenido,
trémulo, sobre su trino.

Todo comienza en un jardín, lo recuerdo, me recuerd …
Arriba, en la espesura de las ramas, entre los clar …

Hay una noche,
un tiempo hueco, sin testigos,
una noche de uñas y silencio,

Contigo 1964

RÁFAGAS turquesa
loros fugaces en parejas
Vehemencias

Te gusta Poeticous en Facebook?