La cogida y la muerte

La cogida y la muerte

por Federico García Lorca

A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.

El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.
Ya luchan la paloma y el leopardo
a las cinco de la tarde.
Y un muslo con un asta desolada
a las cinco de la tarde.
Comenzaron los sones de bordón
a las cinco de la tarde.
Las campanas de arsénico y el humo
a las cinco de la tarde.
En las esquinas grupos de silencio
a las cinco de la tarde.
¡Y el toro solo corazón arriba!
a las cinco de la tarde.
Cuando el sudor de nieve fue llegando
a las cinco de la tarde
cuando la plaza se cubrió de yodo
a las cinco de la tarde,
la muerte puso huevos en la herida
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
A las cinco en Punto de la tarde.

Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde.
Huesos y flautas suenan en su oído
a las cinco de la tarde.
El toro ya mugía por su frente
a las cinco de la tarde.
El cuarto se irisaba de agonía
a las cinco de la tarde.
A lo lejos ya viene la gangrena
a las cinco de la tarde.
Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.
Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

comments powered by Disqus
     

Misceláneas


Otros poemas de Federico García Lorca (leer al azar)


Cuando llegue la luna llena
iré a Santiago de Cuba,
iré a Santiago,

Equivocar el camino
es llegar a la nieve
y llegar a la nieve

Entre mariposas negras
va una muchacha morena
junto a una blanca serpiente

La luna pudo detenerse al fin por la curva blanquís …
Un rayo de luz violenta que se escapaba de la herid …
proyectó en el cielo el inst...

Debajo de la hoja
de la verbena
tengo a mi amante malo.

Por las ramas del laurel
vi dos palomas oscuras.
La una era el sol,

El campo
de olivos
se abre y se cierra

En el café de Chinitas
dijo Paquiro a su hermano:
«Soy más valiente que tú,

Ni tú ni yo estamos
en disposición
de encontrarnos.

Abejaruco.
En tus árboles oscuros.
Noche de cielo balbuciente

La hoguera pone al campo de la tarde,
unas astas de ciervo enfurecido.
Todo el valle se tiende. Por sus lomos,

Equivocar el camino
es llegar a la nieve
y llegar a la nieve

Ni tú ni yo estamos
en disposición
de encontrarnos.

¡Qué esfuerzo!
¡Qué esfuerzo del caballo por ser perro!
¡Qué esfuerzo del perro por ser golondrina!

En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.

Fuera la lluvia
cae sin cesar...
En mis cristales

Te gusta Poeticous en Facebook?