El águila y el escarabajo

El águila y el escarabajo

by Félix María de Samaniego

Fábula

"¡Que me matan; favor!" así clamaba

una liebre infeliz, que se miraba

en las garras de un Aguila sangrienta.

A las voces, según Esopo cuenta,

acudió un compasivo Escarabajo,

y viendo a la cuitada en tal trabajo,

por libertarla de tan cruda muerte,

lleno de horror, exclama de esta suerte:

"¡Oh reina de las aves escogida!

¿Por qué quitas la vida

a este pobre animal, manso y cobarde?

¿No sería mejor hacer alarde

de devorar a dañadoras fieras,

o ya que resistencia hallar no quieras,

cebar tus uñas y tu corvo pico

en el frío cadaver de un borrico?"

Cuando el Escarabajo así decía,

la Aguila con desprecio se reía,

y sin usar de mas atenta frase,

mata, trincha, devora, pilla y vase.

El pequeño animal así burlado

quiere verse vengado.

En la ocasión primera

vuela al nido del Aguila altanera,

halla solos los huevos y arrastrando,

uno por uno fuelos despeñando;

mas como nada alcanza

a dejar satisfecha una venganza,

cuantos huevos ponía en adelante

se los hizo tortilla en el instante.

La reina de las aves sin consuelo,

remontando su vuelo,

a júpiter excelso humilde llega,

expone su dolor, pídele, ruega

remedie tanto mal. El dios propicio,

por un incomparable beneficio,

en su regazo hizo que pusiese

el Aguila sus huevos, y se fuese;

que a la vuelta, colmada de consuelos,

encontraría hermosos sus polluelos.

Supo el Escarabajo el caso todo:

astuto e ingenioso hace de modo

que una bola fabrica diestramente

de la materia en que continuamente

trabajando se halla,

cuyo nombre se sabe, aunque se calla,

y que, según yo pienso,

para los dioses no es muy buen incienso.

Carga con ella, vuela, y atrevido

pone su bola en el sagrado nido.

júpiter, que se vio con tal basura,

al punto sacudió su vestidura,

haciendo, al arrojar la albondiguilla,

con la bola y los huevos su tortilla.

Del trágico suceso noticiosa,

arrepentida el Aguila y llorosa

aprendió esta lección a mucho precio:

A nadie se le trate con desprecio,

como al Escarabajo,

porque al más miserable, vil y bajo,

para tomar venganza, si se irrita,

¿le faltará siquiera una bolita?

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Felix-maria-samaniego


Other poems by Félix María de Samaniego (read randomly)


Sin Rey vivía, libre, independiente
el pueblo de las ranas felizmente.
La amable libertad sola reinaba

Despeñado un torrente
de un encumbrado cerro,
caía en una peña,

Huyendo de enemigos cazadores
una cierva ligera,
siente ya fatigada en la carrera

El autor a sus versos.
Fieras, aves y peces
corren, vuelan y nadan,

Una fresca mañana,
en el florido campo
un poeta buscaba

Con las orejas gachas
y la cola entre piernas,
se llevaba un raposo

En los montes, los valles y collados,
de animales poblados,
se introdujo la peste de tal modo,

Con inminente riesgo de la vida
un ciervo se escapó de la batida,
y en la quinta cercana de repente

Un tejedor tenía
de poca edad dos niños inocentes
con los cuales dormía,

Dentro de un bosque oscuro y silencioso,
con un rugir continuo y espantoso,
que en medio de la noche resonaba,

Perseguía un caballo vengativo
a un ciervo que le hizo leve ofensa;
mas hallaba segura la defensa

Un milano después de haber vivido
con la conciencia peor que un forajido,
enfermó gravemente.

Meditando a sus solas cierto día
un pensador filósofo decía:
«El jardín adornado de mil flores,

Cierto gato, en poblado descontento,
por mejorar sin duda de destino
(que no sería gato de convento),

Un labrador cansado,
en el ardiente estío,
debajo de una encina

Una zorra cazaba;
y al seguir a un gazapo,
entre aquí se escabulle, allí lo atrapo,

Débil y flaca cierta comadreja,
no pudiendo ya más de puro vieja,
ni cazaba, ni hacía provisiones

Dos ranas que vivían juntamente,
en un verano ardiente
se quedaron en seco en su laguna.

Tenían dos ranas
sus pastos vecinos,
una en un estanque,

A la sombra que ofrece
un gran peñón tajado,
por cuyo pie corría

Una tortuga a una águila rogaba
la enseñase a volar; así la hablaba:
«Con sólo que me des cuatro lecciones

Procure ser en todo lo posible,
el que ha de reprehender, irreprehensible.
Sultán, perro goloso y atrevido,

De la rama de un árbol un carnero
degollado pendía;
en él a sangre fría

Cayó, sin saber cómo,
un murciégalo a tierra;
al instante le atrapa

Uno de los corderos mamantones,
que para los glotones
se crían sin salir jamás al prado,

Los más autorizados, los más viejos
de todos los cangrejos
una gran asamblea celebraron.

«Si cualquiera de ustedes
se da por las paredes
o arroja de un tejado,

Like us on Facebook?