El gorrión y la liebre

El gorrión y la liebre

by Félix María de Samaniego

Fábula

Un maldito gorrión así decía

a una liebre, que una águila oprimía:

«¡No eres tú tan ligera,

que si el perro te sigue en la carrera,

lo acarician y alaban como al cabo

acerque sus narices a tu rabo?

Pues empieza a correr, ¿qué te detiene?»

De este modo la insulta, cuando viene

el diestro gavilán y lo arrebata.

El preso chilla, el prendedor lo mata;

y la liebre exclamó: «Bien merecido.

¿Quién te mandó insultar al afligido,

y a más, a más meterte a consejero,

no sabiendo mirar por ti primero?»

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Felix-maria-samaniego


Other poems by Félix María de Samaniego (read randomly)


Muy cargado de leña un burro viejo,
triste armazón de huesos y pellejo,
pensativo, según lo cabizbajo,

Lloraban unos tristes pasajeros
viendo su pobre nave combatida
de recias olas y de vientos fieros,

Un asno disfrazado
con una grande piel de león andaba;
Por su temible aspecto casi estaba

«Fabio está, no lo niego, muy notado
de una cierta pasión, que le domina;
mas ¿qué importa, señor? Si se examina,

Mustafá, perro viejo,
lebrel en montería ejercitado,
y de antiguas heridas señalado

"¡Que me matan; favor!" así clamaba
una liebre infeliz, que se miraba
en las garras de un Aguila sangrienta.

Poco antes de morir el corderillo
lame alegre la mano y el cuchillo
que han de ser de su muerte el instrumento,

Salió cierta mañana
Zapaquilda al tejado
con un collar de grana,

Cantando la cigarra
pasó el verano entero
sin hacer provisiones

«¡Ah!, ¡quién fuese caballo!,
Un asno melancólico decía;
entonces sí que nadie me vería

Un perro y un borrico caminaban,
sirviendo a un mismo dueño;
rendido éste del sueño,

Like us on Facebook?