Junto al dolor del mundo mi pequeño dolor,
junto a mi arresto colegial la verdadera cárcel de los hombres sin voz,
junto a mi sal de lágrimas
la costra secular que sepultó montañas y oropéndolas,
junto a mi mano desarmada el fuego,
junto al fuego el huracán y los fríos derrumbes,
junto a mi sed los niños ahogados
danzando interminablemente sin noches ni estaturas,
junto a mi corazón los duros horizontes
y las flores,
junto a mi miedo el miedo que vencieron los muertos,
junto a mi soledad la vida que recorro,
junto a la diseminada desesperación que me ofrecen,
los ojos de los que amo
diciendo que me aman.

La ventana en el rostro (1961)

La ventana en el rostro (1961)

  • 0
  • 3
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
over 4 years

Junto al reciente ayer del gran Poeta Roque Dalton, suma de toda su vida y experiencias personales, está toda la historia humana con sus dramas. La mirada intensa del autor nos ofrece un bello poema de contrastes, en los que, por su desproporción, recibimos lecciones evidentes. La tragedia ocasional de un estudiante en arresto por reprimenda, junto a los presos que nadie recuerda ni escucha, nos parece nada. Una incomodidad personal contra el dolor de muchos. En los altos muros del Palacio Negro de Lecumberri, antes presidio y ahora "Archivo General de la Nación" de México todavía leemos un letrero escrito a mano: "En este lugar maldito/ donde impera la pobreza,/ no se castiga el delito,/ se castiga la pobreza." Son palabras del escritor José Revueltas cuando estuvo ahí en calidad de preso político.

¿Importa mi sed de este momento junto a la cantidad de ahogados (muchos de ellos niños) que están huyendo de Siria?

Pero el Poeta Roque Dalton concluye su poema hablando del amor de los otros como posibilidad de redención.

Dalton fue en realidad quien perdió "un unicornio azul" y un gran amigo suyo (amigo de todos) le compuso una inolvidable elegía...

Frente a nuestras preocupaciones tenemos la diligencia de los otros. Mafalda vio una vez a su padre desolado porque descubrió hormigas en sus plantas de colección. "¡No hay nada más devastador y desastroso que las hormigas!" (gritaba). Ella le puso cerca de su oído la radio encendida con el noticioso. Su padre se quedó reflexionando y ya sólo le dijo a los bichos intrusos en voz baja: "Antipáticas".

Liked or faved by...

Alfredo Jiménez G. Alabama Selva Ada Pardo
Email

Other works by Roque Dalton García...

Some poets who follow Roque Dalton García...

Pattho Villagrán Alabama Selva Raúl Molina Fer Ana Oliveira Ariana Ibañez