A María Rosario Mancera Sevilla

Rueda de la fortuna girando tantas veces
con sus vueltas de noria como una danza eterna,
nuestro libre albedrío la marcha no gobierna,
en un rotar la vida nos prodiga escaseces.
 
Echamos nuestras redes pero muy pocos peces
ganamos, falta aceite para nuestra linterna;
mas en la incertidumbre viene una luz fraterna
tal vez desconocida pero alumbra con creces.
 
Llega sin saber dónde la presencia oportuna,
ofrece combustible para el quinqué, revisa
los aperos de pesca, verifica agua y luna,
 
trayectorias del viento. Medita sin más prisa;
nos muestra la abundancia de pez en la laguna
y sólo pide en pago la sincera sonrisa.

(2013)

Gracias amiga oportuna, por recordarme al mejor pescador,
por el aceite para mi lámpara y por los consejos amistosos para la vida.

Solidaridad. Soneto alejandrino.

  • 0
  • 2
  •  
  •  
Login to comment...

Liked or faved by...

Ada Zoe Ada Pardo
Email

Other works by Alfredo Jiménez G....