Hambre la madre tenía,
salió el hijo y robó un pan,
y la madre sonreía
al comerlo con afán.
 
   Breve fue su regocijo;
que entraba poco después
en una prisión el hijo,
y en ella se estuvo un mes.
 
   Cuando salió del encierro,
a su hogar se encaminó,
y halló a su paso un entierro;
pensó en su madre y lloró.
 
   Cerrada encontró la puerta
de su solitario hogar.
–¿Y su madre?– Era la muerta
que llevaban a enterrar.

  • 0
  • 3
  •  
  •  
Entrar para comentar...
Alfredo Jiménez G.
más de 2 años

Y la madre del burgués
señor de panadería
¿Quién diría, quién diría?
¡También se murió después!

Nota innecesaria: Una estrofa así equilibraría un poco las cosas en esta lucha de clases.

Preferido o celebrado por...

Alfredo Jiménez G. Y. J. Hall Yx asdfz
Email

Otras obras de Bonifacio Byrne...

Algunos poetas que siguen a Bonifacio Byrne...

ARLY FRANK ALVARADO