Sólo una cosa no hay. Es el olvido.
Dios, que salva el metal, salva la escoria
y cifra en su profética memoria
las lunas que serán y las que han sido.
 
Ya todo está. Los miles de reflejos
que entre los dos crepúsculos del día
tu rostro fue dejando en los espejos
y los que irá dejando todavía.
 
Y todo es una parte del diverso
cristal de esa memoria, el universo;
no tienen fin sus arduos corredores
 
y las puertas se cierran a tu paso;
sólo del otro lado del ocaso
verás los Arquetipos y Esplendores.

  • 7
  • 9
  •  
  •  
Login to comment...
Alfredo Jiménez G.
almost 3 years

¡Maravilloso, eterno poema de Borges! La primera vez que lo leí, hace 28 años, ya estaba registrada la fecha de hoy en que lo releo por enésima vez con el asombro primigenio. Dios ya tenía determinado que lo vería en esta página de Poéticous, en un tiempo en que ni siquiera existía el internet.

No tienen fin los arduos corredores del Universo; todos los reflejos de todos los espejos en que nos veremos ya nos han multiplicado.

Las puertas se cierran a nuestro paso, así es la ley, por eso no podemos retornar, sólo con la memoria, porque lo único que no hay es el olvido.

Del otro lado del ocaso, nos serán revelados los Arquetipos que Platón nos hizo presentir.

Esta joya verbal nos resuelve muchos enigmas y nos entrega otros más apasionantes todavía. Como el mismo Borges nos confía en otro soneto ("Para una versión del I King"): "Quien se aleja de su casa, ya ha vuelto". Lineas más adelante añadiría para nuestro alivio: "El camino es fatal como la flecha/ pero en las grietas está Dios, que acecha."

Liked or faved by...

Ada Zoe Y. J. Hall Alfredo Jiménez G. Camilo Guzmán Harold March J. Colom . daniel sarmiento valeria Eileen Marnie Jose Herrera
Email

Other works by Jorge Luis Borges...