Spinoza (1964)

Enviado 4 veces — Favorito, 3 veces

Spinoza

por Jorge Luis Borges

The Jew's hands, translucent in the dusk,
polish the lenses time and again.
The dying afternoon is fear, is
cold, and all afternoons are the same.

The hands and the hyacinth-blue air
that whitens at the Ghetto edges
do not quite exist for this silent
man who conjures up a clear labyrinth—

undisturbed by fame, that reflection
of dreams in the dream of another
mirror, nor by maidens' timid love.

Free of metaphor and myth, he grinds
a stubborn crystal: the infinite
map of the One who is all His stars.

translated by Richard Howard, César Rennert



The Jew's translucent hands
Shape the crystals in the twilight.
And the dying evening is all fear and chill.
(In the evenings, evenings are the same).

His hands and the hyacinth's space
Paling at the purview of the ghetto
Are almost inexistent for the quiet man
Dreaming a clear labyrinth.

Fame does not perturb him, that reflection
Of dreams in another kind of dream,
Nor the girls' fearful love.

Free of metaphor, free of myth
He shapes a rigid crystal: the infinite
Map of the One that is All Its stars.

Translated by Yirmiyahu Yovel

comments powered by Disqus
         

Misceláneas


Otros poemas de Jorge Luis Borges (leer al azar)


Los ponientes y las generaciones.
Los días y ninguno fue el primero.
La frescura del agua en la garganta

En los campos de Antelo, hacia el noventa
Mi padre lo trató. Quizá cambiaron
Unas parcas palabras olvidadas.

No sé cuál de los dos escribe esta página.

Antes que suene el presuroso timbre
Y abran la puerta y entres, oh esperada
Por la ansiedad, el universo tiene

Un hombre encarcelado y hechizado,
un hombre condenado a ser la serpiente
que guarda un oro infame,

Millares de partículas de arena,
ríos que ignoran el reposo, nieve
más delicada que una sombra, leve

El que abraza a una mujer es Adán. La mujer es Eva. …
Todo sucede por primera vez.
He visto una cosa blanca en el cielo. Me dicen que

La clara muchedumbre de un poniente
ha exaltado la calle,
la calle abierta como un ancho sueño

Soy el que fui en el alba, entre la tribu.
Tendido en mi rincón de la caverna,
pujaba por hundirme en las oscuras

Desde su sueño el hombre ve al gigante
de un sueño que soñado fue en Bretaña
y apresta el corazón para la hazaña

España 1964

Más allá de los símbolos,
más allá de la pompa y la ceniza de los aniversario …
más allá de la aberración del gramático

Virginia Woolf ha sido considerada «el primer novel …
Adelina Virginia Stephen nació en Londres en 1882. …
Adelina Virginia es la terce...

Góngora 1985

Marte, la guerra. Febo, el sol. Neptuno,
el mar que ya no pueden ver mis ojos
porque lo borra el dios. Tales despojos

Te gusta Poeticous en Facebook?