Spinoza (1964)

Enviado 4 veces — Favorito, 3 veces

Spinoza

por Jorge Luis Borges

The Jew's hands, translucent in the dusk,
polish the lenses time and again.
The dying afternoon is fear, is
cold, and all afternoons are the same.

The hands and the hyacinth-blue air
that whitens at the Ghetto edges
do not quite exist for this silent
man who conjures up a clear labyrinth—

undisturbed by fame, that reflection
of dreams in the dream of another
mirror, nor by maidens' timid love.

Free of metaphor and myth, he grinds
a stubborn crystal: the infinite
map of the One who is all His stars.

translated by Richard Howard, César Rennert



The Jew's translucent hands
Shape the crystals in the twilight.
And the dying evening is all fear and chill.
(In the evenings, evenings are the same).

His hands and the hyacinth's space
Paling at the purview of the ghetto
Are almost inexistent for the quiet man
Dreaming a clear labyrinth.

Fame does not perturb him, that reflection
Of dreams in another kind of dream,
Nor the girls' fearful love.

Free of metaphor, free of myth
He shapes a rigid crystal: the infinite
Map of the One that is All Its stars.

Translated by Yirmiyahu Yovel

comments powered by Disqus
         

Misceláneas


Otros poemas de Jorge Luis Borges (leer al azar)


Mis libros (que no saben que yo existo)
son tan parte de mí como este rostro
de sienes grises y de grises ojos

El vago azar o las precisas leyes
que rigen este sueño, el universo,
me permitieron compartir un terso

Un hombre encarcelado y hechizado,
un hombre condenado a ser la serpiente
que guarda un oro infame,

Nada o muy poco sé de mis mayores
portugueses, los Borges: vaga gente
que prosigue en mi carne, oscuramente,

Un hombre ciego en una casa hueca
fatiga ciertos limitados rumbos
y toca las paredes que se alargan

Alguien 1964 Youtube

Un hombre trabajado por el tiempo,
un hombre que ni siquiera espera la muerte
(las pruebas de la muerte son estadísticas

Alta en la tarde, altiva y alabada,
cruza el casto jardín y está en la exacta
luz del instante irreversible y puro

El círculo del cielo mide mi gloria,
las bibliotecas de Oriente se disputan mis versos,
los emires me buscan para llenarme de oro la boca,

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.

Pienso en un tigre. La penumbra exalta
la vasta Biblioteca laboriosa
y parece alejar los anaqueles;

Aquí, lo que dejaron los puñales.
Aquí esa pobre cosa, un hombre muerto
que se llamaba César. Le han abierto

Los ponientes y las generaciones.
Los días y ninguno fue el primero.
La frescura del agua en la garganta

Un ejemplar de la primera edición de la Edda Island …
de Snorri, impresa en Dinamarca.
Los cinco tomos de la obra de Schopenhauer.

Te gusta Poeticous en Facebook?