Cargando...

El cobarde

Me estoy destrozando el alma,
yo sé que por no mirarla,
se está muriendo mi corazón,
que trato de consolarme,
bebiendo como un cobarde,
que ya no puede con su dolor.
 
Su ausencia me está matando,
no puedo seguir soñando,
que un día de tantos vendrás a mi,
yo quiero que me perdone,
que olvide ya sus rencores,
que no se acuerde que la ofendí.
 
Y no me importa qué diga la gente,
que en el alma no tengo valor,
si en el pleito me vieron valiente,
hoy véanme cobarde llorando de amor.
 
El tiempo que va corriendo,
al irse me va diciendo,
que ya no debo volverla a ver,
y yo que la quiero tanto,
quisiera calmar mi llanto,
pero es inútil no puede ser.
 
Dolor como el mío tan triste,
no puede existir ni existe,
y es que la quiero con devoción,
por eso le estoy rogando,
por eso le estoy cantando,
lo que me manda mi corazón.
 
Y no me importa qué diga la gente,
que en el alma no tengo valor,
si en el pleito me vieron valiente,
hoy véanme cobarde llorando de amor.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de José Alfredo Jiménez ...



Top