Yo escucho los cantos
de viejas cadencias,
que los niños cantan
cuando en corro juegan,
y vierten en coro
sus almas que sueñan,
cual vierten sus aguas
las fuentes de piedra:
con monotonías
de risas eternas,
que no son alegres;
con lágrimas viejas,
que no son amargas,
y dicen tristezas,
tristezas de amores
de antiguas leyendas.
 
En los labios niños,
las canciones llevan
confusa la historia
y clara la pena;
como clara el agua
lleva su conseja
de viejos amores,
que nunca se cuentan.
 
Jugando, a la sombra
de una plaza vieja,
los niños cantaban...
 
La fuente de piedra
vertía su eterno
cristal de leyenda.
 
Cantaban los niños
canciones ingenuas
de un algo que pasa
y que nunca llega:
la historia confusa
y clara la pena.
 
Seguía su cuento
la fuente serena.
Borrada la historia,
contaba la pena.

  • 0
  • 1
  •  
  •  
Login per commentare...

Piaciuto o affrontato da...

Ada Pardo
Email

Altre opere di Antonio Machado...

Alcuni poeti che seguono Antonio Machado...

Alexander Arreola Aprendiz de Naufrago montserrat gabin Raúl Molina Don Emilio Jonathan Pallo Sebastian Villegas|