La última inocencia

La última inocencia

by Alejandra Pizarnik

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!
 

 

comments powered by Disqus

Miscellany

Images


Other poems by Alejandra Pizarnik (read randomly)


Yo no sé de la infancia
más que un miedo luminoso
y una mano que me arrastra

Llamé, llamé como la náufraga dichosa
a las olas verdugas
que conocen el verdadero nombre

Noche 1956

Tal vez esta noche no es noche,
debe ser un sol horrendo, o
lo otro, o cualquier cosa.

Estallará la isla del recuerdo.
La vida será sólo un acto de candor.
Prisión

ante la lúgubre manía de vivir
esta recóndita humorada de vivir
te arrastra Alejandra no lo niegues.

El sol como un gran animal demasiado amarillo. Es u …
ayude. Nada más peligroso, cuando se necesita ayuda …
Pero a mi noche no la mata n...

Llamé, llamé como la náufraga dichosa
a las olas verdugas
que conocen el verdadero nombre

La luz del viento entre los pinos ¿comprendo estos …
Un ahorcado se balancea en el árbol marcado con la …
Hasta que logró deslizarse f...

De aquí partió en la negra noche
y su cuerpo hubo de morar en este cuarto
en donde sollozos, pasos peligrosos

La sangre quiere sentarse.
Le han robado su razón de amor.
Ausencia desnuda.

Like us on Facebook?