El Sediento

El Sediento

by Octavio Paz

Por buscarme, Poesía, en ti me busqué:
deshecha estrella de agua,
se anegó en mi ser.
Por buscarte, Poesía,
en mí naufragué.

Después sólo te buscaba
por huir de mí:
¡espesura de reflejos
en que me perdí!

Mas luego de tanta vuelta
otra vez me vi:
el mismo rostro anegado
en la misma desnudez;
las mismas aguas de espejo
en las que no he de beber;
y en el borde del espejo,
el mismo muerto de sed.

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Octavio-paz


Other poems by Octavio Paz (read randomly)


Y las sombras se abrieron otra vez
y mostraron su cuerpo:
tu pelo, otoño espeso, caída de agua solar,

Voces al doblar la esquina
voces
entre los dedos del sol

Envío 1938

Tal sobre el muro rotas uñas graban
un nombre, una esperanza, una blasfemia,
sobre el papel, sobre la arena, escribo

Enorme y sólida
pero oscilante,
golpeada por el viento

Sima
siembra una piedra
en el aire

Tendida y desgarrada,
a la derecha de mis venas, muda;
en mortales orillas infinita,

UNA casa, un jardín,
no son lugares:
giran, van y vienen.

No es el viento
no son los pasos sonámbulos del agua
entre las casas petrificadas y los árboles

Cielos de fin de mundo. Son las cinco.
Sombras blancas: ¿son voces o son pájaros?
Contra mi sien, latidos de motores.

El azul estaba inmovilizado entre el rojo y el negr …
El viento iba y venía por la página del llano,
encendía pequeñas fogatas, se revolcaba en...

Like us on Facebook?