El Sediento

El Sediento

by Octavio Paz

Por buscarme, Poesía, en ti me busqué:
deshecha estrella de agua,
se anegó en mi ser.
Por buscarte, Poesía,
en mí naufragué.

Después sólo te buscaba
por huir de mí:
¡espesura de reflejos
en que me perdí!

Mas luego de tanta vuelta
otra vez me vi:
el mismo rostro anegado
en la misma desnudez;
las mismas aguas de espejo
en las que no he de beber;
y en el borde del espejo,
el mismo muerto de sed.

Readers rating: 5 out of 5
Rate it
comments powered by Disqus
     

Miscellany

Octavio-paz


Other poems by Octavio Paz (read randomly)


La mirada interior se despliega y un mundo de vérti …
nace bajo la frente del que sueña:
soles azules, verdes remolinos, picos de luz que ab

Escritura 1962

Yo dibujo estas letras
como el día dibuja sus imágenes
y sopla sobre ellas y no vuelve

Ni cisne andaluz
ni pájaro de lujo
Pájaro por las alas

Oídos con el alma,
pasos mentales más que sombras,
sombras del pensamiento más que pasos,

Si decir No
al mundo al presente
hoy (solsticio de invierno)

Apremio 1958

CORRE y se demora en mi frente
lenta y se despeña en mi sangre
la hora pasa sin pasar

Interior 1958

Pensamientos en guerra
quieren romper mi frente
Por caminos de pájaros

Los labios y las manos del viento
el corazón del agua
un eucalipto

Si tú eres la yegua de ámbar
yo soy el camino de sangre
Si tú eres la primer nevada

Hora nula, cisterna
donde mi pensamiento
a sí mismo se bebe.

Like us on Facebook?