El Sediento

El Sediento

by Octavio Paz

Por buscarme, Poesía, en ti me busqué:
deshecha estrella de agua,
se anegó en mi ser.
Por buscarte, Poesía,
en mí naufragué.

Después sólo te buscaba
por huir de mí:
¡espesura de reflejos
en que me perdí!

Mas luego de tanta vuelta
otra vez me vi:
el mismo rostro anegado
en la misma desnudez;
las mismas aguas de espejo
en las que no he de beber;
y en el borde del espejo,
el mismo muerto de sed.

comments powered by Disqus
     

Miscellany

Octavio-paz


Other poems by Octavio Paz (read randomly)


Quieta
en mitad de la noche
no a la deriva de los siglos

A las diez de la noche en el Café de Inglaterra
salvo nosotros tres
no había nadie

Terramuerta
terrisombra nopaltorio temezquible
lodosa cenipolva pedrósea

Sobre el tablero de la plaza
se demoran las últimas estrellas.
Torres de luz y alfiles afilados

Quieto
no en la rama
en el aire

En el centro
del mundo del cuerpo del espíritu
la grieta el resplandor

Cuarteto 1976

A Alejandro y Olbeth Rossi
Paisaje familiar mas siempre extraño,
enigma de la palma de la mano.

Se mece aérea
se desliza
entre ramas troncos postes

Conversar 1976

En un poema leo:
conversar es divino.
Pero los dioses no hablan:

Shiva y Parvati:
los adoramos
no como a dioses,

Like us on Facebook?