El Sediento

El Sediento

por Octavio Paz

Por buscarme, Poesía, en ti me busqué:
deshecha estrella de agua,
se anegó en mi ser.
Por buscarte, Poesía,
en mí naufragué.

Después sólo te buscaba
por huir de mí:
¡espesura de reflejos
en que me perdí!

Mas luego de tanta vuelta
otra vez me vi:
el mismo rostro anegado
en la misma desnudez;
las mismas aguas de espejo
en las que no he de beber;
y en el borde del espejo,
el mismo muerto de sed.

comments powered by Disqus
     

Misceláneas

Octavio-paz


Otros poemas de Octavio Paz (leer al azar)


Fuente 1050

El mwdiodía alza en vilo al mundo.
Y las piedras donde el viento borra lo que a ciegas …
tiempo,

La luz sostiene -ingrávidos, reales-
el cerro blanco y las encinas negras,
el sendero que avanza,

Manantial 1950

Habla deja caer una palabra
Buenos días he dormido todo el invierno y ahora des …
Habla

Hexaedros de madera y de vidrio
apenas más grandes que una caja de zapatos.
En ellos caben la noche y sus lámparas.

Río cinturón de paisajes ahogados
Ciudad o Mujer Presencia
Abanico que muestras y ocultas la vida

Al alba 1950

AL ALBA busca su nombre lo naciente
Sobre los troncos soñolientos centellea la luz
Galopan las montañas a la orilla del mar

Casa (IV) 1976

Casas que van y vienen por mi frente,
semillas enterradas que maduran
bajo mis párpados, casas ya vueltas

Jardín 1939

Nubes a la deriva, continentes
sonámbulos, países sin substancia
ni peso, geografías dibujadas

Retórica 1944

Cantan los pájaros, cantan
sin saber lo que cantan:
todo su entendimiento es su garganta.

¿Qué la sostiene, entreabierta
claridad anochecida,
luz por los jardines suelta?

Te gusta Poeticous en Facebook?