Cargando...

Canción del tentador

Habitación de duendes
barre tu casa;
deja ya de gemir porque no tienes
un manojo de espigas en la falda.
 
Borra de esas paredes
calaveras pintadas,
cesa de pisotear racimos secos
lleva tus pies a la piadosa grama.
 
Hurgas en ti y encuentras
alacenas saqueadas
y en el hogar un copo de ceniza
y un haz de leña verde y hogueras apagadas.
 
Abre tu puerta y oye:
alguien tiende los brazos y te llama.
Es el mundo que pide su rescate
como Moisés perdido entre las aguas.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de Rosario Castellanos ...



Top