Cargando...

Primera elegía

                   

I

 
Inclinada en tu orilla, siento como te alejas.
Trémula como un sauce contemplo tu corriente
formada de cristales transparentes y fríos.
Huyen contigo todas las nítidas imágenes,
el hondo y alto cielo,
los astros imantados, la vehemencia
ingrávida del canto.
 
Con un afán inútil mis ramas se despliegan,
se tienden como brazos en el aire
y quieren prolongarse en bandadas de pájaros
para seguirte adonde va tu cauce.
 
Eres lo que se mueve, el ansia que camina,
la luz desenvolviéndose, la voz que se desata.
 
Yo soy sólo la asfixia quieta de las raíces
hundidas en la tierra tenebrosa y compacta.
 
                   

II

 
Allá está el mar que no reposa nunca,
 
Allá el barco y la vela infatigable,
los breves edificios de la espuma
las olas retumbando y persiguiéndose.
Allá, en los arrecifes, las sirenas
con el cabello y la canción flotantes
en lúcidos pendones musicales.
 
                 

III

 
Yo quedaré dormida como el árbol
al que no abrazan hiedras de amorosa frescura,
ni coronan los nidos
ni rasgan su corteza verdes retoños tiernos.
Y estaré ciega, ciega para siempre
frente al asombro de mi espejo roto.
 
Si alguna vez me inclino como ahora
con un ademán trémulo de sauce
habrá de ser para asomarse en vano
al opaco arenal que abandonaste.
Preferido o celebrado por...
Otras obras de Rosario Castellanos ...



Top