Me despertaron las voces,
como tantos otros días:
“¡Mata! ¡Matar es tu destino!
¡Mata a toda tu familia!”
 
Resonaron dentro mío
sus siniestras exigencias,
que mi carne desgarraban
como buitres a su presa:
 
“¡Mata! ¡Si no es tu familia,
mata a quien a Dios venera!
¿Cómo callar para siempre
estos gritos que te acechan?
Acepta nuestra propuesta.
Es la única manera
de callar, y para siempre,
estas voces que te penan."
 
Fumé mi último cigarro
y mi rumbo eché al azar:
"Si es cara, matas aquí.
Si es sello, en la capital."
 
Al fin mi alma descansó,
las voces se convencieron;
cruzando la carretera,
fui libre por un momento.
 
Vagué la ciudad buscando
la daga celta escogida;
me la guardé en la chaqueta
y partí rumbo a la cita.
 
Llegué en medio de la misa,
la catedral en silencio;
tomé asiento en una banca
para oír el evangelio:
 
“Dijo Jesús: ¡Huye Satán,
porque escrito así fue;
Adora al Señor tu Dios
y sirve solamente a él!”
 
Crucé seguro aquel pasillo
hasta llegar al altar;
y viendo al cura a los ojos
en su cuello hundí el puñal.
 
El micrófono esparció
los sonidos de su muerte
y el horror pude observar
en el rostro de la gente.
 
¡Hijo hermoso de la aurora
que del cielo te has caído,
entrega mi alma a otro cuerpo
para cumplir mi destino!
 
Esas fueron las palabras
que grité como epitafio;
lástima que por la fuerza
el puñal me hayan quitado.
 
Más digno hubiese sido
morir, junto con el padre,
que vivir mi enfermedad
tras las rejas de esta cárcel.

  • 0
  • 0
  •  
  •  
Login to comment...
Email

Other works by Humberto Santos...

Some poets followed by Humberto Santos...

Calderón de la Barca Gonzalo Rojas Pizarro Charles Bukowski Alejandra Pizarnik Vicente Huidobro Rubén Darío